English French German Spain Italian Portuguese

21 junio, 2010

Paseo matinal


Es temprano (7 de la mañana). Ya ha salido el sol y me dispongo a realizar un paseo matutino, o matinal, que para el caso es lo mismo.
He salido en manga corta y compruebo en mis carnes que a estas horas hace fresquito, acelero el paso para entrar en calor.
A pesar de que todavía es bastante pronto ya me cruzo con diferentes personajes que también madrugaron para realizar un poco de ejercicio.
Un abuelete con su bastón que lleva un ritmo cansino pero es de admiración porque ya está realizando sus ejercicios.
Sigo caminando por el sendero que va paralelo a la carretera. LLego a un cruce y paso con cuidado pues a pesar de estar el semáforo en verde para los peatones siempre hay un conductor alocado que no sabe o no quiere distinguir los colores.
Siento como se me acerca alguien corriendo por detrás. Un trío de corredores me adelanta sin piedad, bueno realmente son dos: una pareja con su pequeño que va tranquilamente haciendo el recorrido en su carrito. Aún recuerdo cuando yo también realicé mis primeras carreras acompañado por mi hijo que iba felizmente sentado en su carrito.
También veo bicicletas.
Ahora me pasan cuatro ciclistas: el padre, la madre, el hijo y la hija.
Continúo despacito, sin prisa pero sin pausa, como se suele decir.
Lo que antes era campo ahora está saturado por un montón de edificios. Todavía siguen construyendo nuevas promociones aunque tendrán difícil vender los nuevos pisos por los tiempos de crisis que nos toca vivir.
El sol hace tiempo que ha salido. El cielo está azul aunque en la lejanía veo una hilera de nubes estiradas y plateadas que se alejan hacia el infinito.
Vuelvo al punto de partida y antes de llegar a casa encuentro a una joven atleta que va corriendo con su perrito.
Entro en el portal y subo por las escaleras hasta el tercer piso.
Todo llega y todo pasa... ¡Adios a la primavera¡
¡Hola de nuevo al verano!