English French German Spain Italian Portuguese

24 abril, 2010

MAPOMA 2010: TENIAMOS QUE HACERLO

Los halcones con el mas grande

Despues de estos tres últimos meses, un debutante comprende mejor lo que significa esta carrera, cada entrenamiento se hace pensado en ella y a medida que te vas acercando al gran día, toda su magia te va envolviendo, no puedes dejar de pensar en ella, los días previos son casi angustiosos, no recuerdo ninguna cita que me haya tenido tan ocupado en cuerpo y mente.

Hoy, sábado, nos hemos acercado a por el dorsal y ya en el metro se respiraba a Mapoma, en la casa de campo, de camino a "la pipa", nos hemos encontrado con un gran desfile de corredores de todas las nacionalidades, en un ambiente propio de champions. También, hemos tenido la suerte de coincidir con el colega Gebre, un tío muy accesible, sencillo, simpático y con una sonrisa perenne, nos acompañara a todos en la salida, otro detalle que hace especial esta carrera, no todos los días se corre con el mas grande de todos los tiempos.

Nos íbamos a quedar a la pasta party, donde nos encontramos con Angel "el hinojoseño" regulando el trafico, pero finalmente, nos fuimos a comer a casa de la abuela, la cola era infinita para degustar unos macarrones con orlando (si le hubieran echado un poco de panceta y chorizo del pueblo, nos lo habriamos pensado).

Mañana tomaremos la salida, tres intrépidos halcones, Fiti en los 10Km, el primo Larry y un humilde jornalero del asfalto.

Solo un ultimo deseo, que disfrutéis al máximo, que sufráis lo justo y sobre todo, que NO ocurra ninguna desgracia, queremos solo vivir una gran fiesta de atletismo. CONTINUARA...

CRONICA DE CARRERA (EL DIA DESPUES)

Un maraton, no es una carrera, quizás tampoco sea deporte, podríamos catalogarlo de aventura, un reto, una experiencia, una locura, podría extenderme hasta el infinito, para intentar plasmar todas mis sensaciones, solo aquellos que las han vivido, saben de lo que hablo. El resto solo pueden imaginarlo, al ver corredores andando, arrastrando los pies, cabizbajos, con los rostros desencajados, algunos tumbados recibiendo asistencia. No hay mayor victoria que cruzar la meta, ni mayor derrota que el abandono.

Mi crónica, es hoy un gran agradecimiento a todo el mundo que ha querido vivir conmigo esta experiencia, empezando por Pedro, 23 años trabajando juntos y nada me ha unido a el tanto como 1 hora y media corriendo a su lado, decidió acompañarme en un gesto de generosidad, se unió a mi en el km 22, donde todavía iba bastante entero y dentro de mis objetivos, enseguida me prohibió hablar, conocedor de lo que se me venia encima. Entramos a la CdC y empezaron las primeras sensaciones negativas, al ver a los primeros corredores caminando, yo que soy un amante de la naturaleza, nunca viví un paisaje mas monotono, solo gente corriendo y verde a mi alrededor, al salir de aquel interminable vergel, la primera cuesta me recordó al Tour de Francia, multitud de personas agolpadas a los lados, gritando como locos y calor, mucho calor. Otro acompañante de lujo, fue mi vecino Roberto, practicamente en el mismo punto que Pedro, estaba esperándome, subido a su bicicleta, sus ánimos y su trabajo logístico, fue muy de agradecer.

Llegamos al campo del aleti y el Calderón me pareció muy pequeño, comparado con la siguiente cuesta, Pedro, me conducía con maestría, como un pastor a su rebaño, sin agobios, sin tirar de mi, solo su presencia, sus ánimos, me recogía todos los avituallamientos, para que me despreocupara, fuera cómodo y solo me preocupara de correr. Llegamos al 37 y el sufrimiento era muy grande, allí busque con la mirada, a mi primo Manolo, al que esparaba agazapado entre la multitud con una bolsa de confeti, pero el destino no quiso nuestro encuentro, aunque yo se lo agradezco igual por estar tanto tiempo esperándome.

Que gran ciudad Madrid, majestuosas plazas y monumentos, amplias avenidas y yo solo veia gente correr, Pedro, no dejaba de alentarme, rociaba de reflex mis piernas e intentaba buscar la epica en sus palabras para calmar mis dolores, no se si se dio cuenta, pero primero en el 38 y luego en el 40, mi rostro esbozo un gesto de llanto, no podía abandonar ahora, me lo debia a mi y se lo debia a ellos, a todos, a los halcones, a la familia, a los que gritaban y a los que no consiguieron atravesar la meta.

Llegamos a las puertas del retiro, que yo creo, que en realidad, eran las puertas del cielo, un kilómetro atrás, me había despedido de Roberto, que ya no podía pasar con la bici y a menos de 500 metros para meta, lo hizo Pedro, tal como vino, se fue, sin dejarme apenas despedirme de el, disolviendose entre la multitud, con humildad, con respeto y dejandome solo en mi momento de gloria, luego nos vemos en la meta.- me grito. Iba atravesando un sinfín de arcos, hasta que por fin apareció el arco amarillo que anunciaba el fin, al cruzarlo, no sentí nada especial, solo vacio y un gran alivio, las emociones ya las viví en el camino.


4 comentarios:

Manuel Díaz dijo...

Yo estuve el viernes recogiendo el dorsal y la bolsa del corredor. No vi a Gebre pero si estaban por allí algunas figuras nacionales como de la Ossa, Roncero y compañía dando los últimos consejos antes de la prueba.
Hoy el protagonista de esta foto ha ganado con comodidad la prueba de los 10 km, según los comentaristas de la tele con un "discreto" 28:56. A ver quien tiene las narices de bajar de 30 en los 10 km. el que hablaba en la tele no creo que fuera capaz.

Mildolores dijo...

Juer, que pedazo de foto mas envidiableeee...

Manuel Díaz dijo...

No pude correr pero de todas formas me acerqué a la carrera para animar a los valientes que si finalizaron esta prueba maratoniana, valga la expresión.
Lo que pude ver se puede resumir con el título de :
SANGRE, SUDOR Y LÁGRIMAS, aunque al final también hubo alegrías tras conseguir el objetivo propuesto.
Vi a muchas caras conocidas, gente de Alcalá, de Coslada, algunos de los que hicieron las 6 horas de Fresnedilas, etc. etc. lástima que no viera a Pietro, pero me quedo tranquilo al saber que lo ha conseguido.
Aprovecho este comentario para felicitar a todos los que atravesaron la línea de meta, porque TODOS SOIS UNOS VERDADEROS CAMPEONES.

Diego Gómez Ojeda dijo...

Felicidades Pietro. El camino, siempre el camina da sentido a la llegada, más efímera y sin sentido sin el camino. Me ha gusta mucho tu crónica, tus compañías. Siento que Manolo finalmente no hiciera la Maratón. Un cordial saludo.