English French German Spain Italian Portuguese

18 octubre, 2010

TODA LA VERDAD SOBRE EL 69

Lo siento no es lo que pensáis, esto es una simple crónica de la carrera Madrid – Segovia (100 Km.) disputada el pasado día 2 en la que yo llevaba el dorsal nº 69.

Este año había tenido que renunciar a correr dos carreras en las que estaba inscrito y que por circunstancias varias no pude participar una era La Ruta de Las Fortalezas (50Km) en abril y la otra el Gran Trail Peñalara (110 Km.) en julio, con lo que prácticamente llevo entrenando desde el mes de febrero así que tenía ya muchas ganas de que llegara esta carrera.

Por fin llegó el día, dormí bien por la noche y me levanté muy tranquilo, muy pronto como siempre, después de un buen desayuno y de recoger el equipaje salí de casa con rumbo a la Pza. de Castilla que era el lugar de la salida. Cuando llegué prácticamente no había nadie por allí pero después de un rato empezaron a llegar participantes, hacía frío por lo que cuando empezó a salir el sol todos íbamos buscando su calor.

Cuando llegaron los autocares que iban a trasladar nuestro equipaje a los diferentes puntos deje las dos mochilas que llevaba preparadas, una para Cercedilla y la otra para Segovia y a continuación empecé con mi ritual de embadurnarme de vaselina en las zonas sensibles de sufrir rozaduras y como se esperaba un día de mucho sol también me di bastante protección solar.

La hora prevista para la salida era a las 9 pero por algún problema con las autoridades se retraso cerca de media hora. Esta carrera tenía una particularidad y es que tenía dos salidas una controlada en la Pza. de Castilla y otra 4 Km. más allá en Fuencarral que era la buena desde la que empezaba a contar el tiempo con lo que la carrera en realidad tenía 104 Km. aunque se cronometraban solo 100 Km.

Así que con un poco de retraso se da la salida controlada, todos vamos andando entre el trafico que por algunas zonas no estaba cortado, aunque por suerte a esas horas no había demasiados coches.

En una media hora llegamos al lugar donde empezaba el cronometraje de la carrera y una vez reagrupados todos los corredores / andadores se da el pistoletazo de salida. Llegó la hora de la verdad, salimos de Madrid por una zona nueva que no tengo muy claro si es Montecarmelo. Salgo trotando y enseguida dejamos las calles asfaltadas y por fin cogemos un camino de tierra y enfilamos dirección Tres Cantos. El camino es un poco feo pero como todos vamos frescos es el momento de los chistes y los chascarrilos y se pasa sin darnos cuenta, para llegar a Tres Cantos había un tramo que discurría por el carril bici y que teníamos que compartir con los numerosos ciclistas que lo suelen usar los sábados pero por lo menos cuando yo paso no se produce ningún incidente incluso algunos ciclistas nos animan al cruzarnos con ellos.

En Tres Cantos esta el primer avituallamiento, aquí paro lo justo para sellar la credencial en el control, beber un poco de agua y comerme una manzana.

Salgo hacia Colmenar, el camino es prácticamente el mismo que en los 100 de Corricolari, tenemos suerte y al estar ya en octubre el riachuelo que se cruza varias veces en esta otra carrera en junio ahora va seco y no lleva agua, lo que faltaba era mojarnos los píes al principio de la carrera. Voy bien y tengo buenas sensaciones, llevo un buen ritmo aunque ya empieza a apretar el calor y el terreno poco a poco se va empinando aunque sin grandes desniveles. Así llego al polideportivo de Colmenar, han pasado 3 horas desde la salida y la verdad esperaba haber tardado más en llegar hasta aquí. En este avituallamiento dan comida caliente, un delicioso plato de arroz con tomate y algo de fruta es el menú, como rápido y sello la credencial.

Abandono el polideportivo rumbo a la próxima etapa, empiezo andando pues como acabo de comer no quiero forzar pero las ganas me pueden y me pongo a correr. Ya hace bastante calor y voy bebiendo continuamente agua a pequeños tragos.

Antes de llegar al siguiente avituallamiento hay una zona rocosa donde hay que andar con mucho cuidado para no caerse y mas un tío torpe como yo. Pasada esta zona técnica esta el avituallamiento donde solo dan una botella de agua por persona, doy un trago y el resto lo uso para rellenar la bolsa de hidratación.

Desde aquí hasta Manzanares el Real es todo prácticamente en subida bastante suave por lo que sigo trotando me sigo encontrando bien con mucha fuerza. En el control de Manzanares después de sellar la credencial me bebo un par de vasos de coca cola y aquarius, hay que cambiar no solo de agua vive el hombre.

Salgo rápido hacia el control de Mataelpino, por el camino me pongo a charlar con un corredor de Granada, hablamos de lo que se habla cuando conoces a alguien en una carrera, de mas carreras, por lo menos se hace amenos el recorrido. Después de un rato como mi paso es mas rápido que el suyo lo dejo atrás. Los últimos kms. hasta Mataelpino es una subida bastante durilla.

En este control me lo tomo con tranquilidad, lleno la bolsa de hidratación en una fuente que hay, me como un bocata y me cambio de calcetines, todavía no hay señales de mis habituales ampollas así que la cosa no puede ir mejor, saludo a un par de corredores de Torrejón y coincido con una de las dos corredoras islandesas que han venido desde tan lejos para participar en la prueba aunque creo que en cuanto a lejanía las gana una corredora que ha venido desde Méjico.

Dejo atrás Mataelpino, próxima estación Navacerrada, ya empieza el calor a aflojar y se agradece. Hay tramo del camino muy bonito por una senda muy sinuosa, aquí voy con la corredora islandesa, pero como mi islandés lo tengo un poco olvidado no puedo hablar con ella.

El control de Navacerrada se encuentra a la entrada del Valle de la Barranca, esta es una de las zonas que más me gustan de la sierra de Madrid, La Maliciosa a un lado y la Bola del Mundo que nos observa al fondo. La zona esta llena de gente que a pasado aquí el día pero no hacen ningún esfuerzo por animarnos un poco.

Cuando salgo del control hacia Cercedilla enseguida alcanzo a una corredora con la que hago el resto del tramo, vamos corriendo y charlando tranquilamente, tan tranquilos vamos que no vemos un desvío del camino, menos mal que unos metros mas allá el camino esta cortado con una valla y nos damos cuenta de nuestro error. Al llegare a Cercedilla todavía es de día, son las 8 de la tarde y la verdad no pensaba que iba a llegar tan pronto es el Km. 62.

Aquí también hay comida caliente, pasta con demasiado sabor a ajo, pero a estas alturas entra todo. Después de comer me cambio entero de ropa pues hay que afrontar la fría noche, me pongo mallas largas, camiseta, camiseta de m/l y además en la mochila llevo un cortavientos, guantes y un gorro. Antes de salir charlo un rato con los chicos de Torrejón. En total perdí en este avituallamiento 45 minutos, pero los di por bien empleados.

Al salir de Cercedilla ya es de noche así que tengo que encender el frontal y la luz roja trasera que la organización nos facilitó y que era obligatoria llevarla encendida por la noche.

Quedan todavía 38 Km. y de ellos 12 prácticamente subiendo el puerto de La Fuenfria, pero estoy convencido que esta carrera ya no se me escapa. Las piernas ya no me dan para correr pero imprimo un buen paso de marcha.

La noche la afronto solo, aunque llevo corredores por delante y por detrás. Este es el momento que más me gusta de estas carreras, de noche, solo, cansado y apretando los dientes sabiendo que paso a paso la meta esta mas cerca.

A mitad del puerto me alcanzan 3 corredores, les oigo hablar y me entero que uno de ellos es un viejo Infante de Marina como yo, así que nos ponemos a charlar de nuestros viejos recuerdos en el Tercio de Levante de Cartagena y casi sin darnos cuenta coronamos el Alto de La Fuenfria.

En este control hace bastante aire y aprovecho para ponerme el cortavientos y los guantes, aprovecho y me tomo un café con leche caliente que me sienta muy bien.

Mi acompañante durante la subida sale antes que yo con sus amigos así que me vuelvo a quedar solo.

El camino ya es todo bajada hasta Segovia pero todavía quedan 26 kms. Toca pasar al plan b, saco el mp3 que no había usado en toda la carrera y me pongo a oír música , así entre canciones de soul, ska, punk y rock van cayendo los kilómetros, voy tan ensimismado que en algún momento me tengo que parar a ver si voy por el camino correcto. A lo lejos veo luces rojas de otros corredores que van más adelante, voy disfrutando, nunca a estas alturas de carrera había ido también y por fin llego al último control en la Cruz de La Gallega. Me tomo un caldo calentito y cuando voy a salir me dicen los voluntarios que quedan 12 Km. pero que los 2 primeros hay que tomárselos con calma pues una zona un poco escabrosa. Apago el mp3 pues quiero tener todos los sentidos alerta y salgo en dirección a Segovia cuyas luces ya se ven al fondo, tan lejos tan cerca.

Bajo con cuidado pero a buen ritmo, voy adelantando corredores ver las luces de la ciudad cada vez más cerca me da muchos ánimos. Después de cruzar una carretera por un túnel llego a las primeras casas de Segovia un poco más adelante hay un voluntario que me dice que ya solo queda un kilómetro. Ya estoy callejeando me cruzo con gente que viene de fiesta y me dan ánimos, se agradece, llego a una plazuela donde hay cinco chicas de botellón, me preguntan si voy hacia el Acueducto les digo que si y me pregunta que si me pueden acompañar, acepto y así hago los últimos 500 mts de la carrera acompañado por 5 universitarias medio borrachas con los cubatas en la mano.

La llegada es fantástica pasando bajo el Acueducto, cuando llego el cronometro marca 17h 13´ . Bonito final para esta pequeña aventura.

No se si volveré a correr una prueba de estas características, exige muchas horas de dedicación para prepararla en condiciones y no se si en el futuro tendré el suficiente tiempo libre. Creo que ha sido un bonito final en mi incursión en el mundo de las carreras de larga distancia.

Salud y Suerte

Miguel

6 comentarios:

Pietro Menea dijo...

Miguel,

Es honor y un placer leerte, le das a este rincón, mucho glamour y ese toque epico que todos envidiamos tanto, para mi esto no son carreras, son aventuras que quedan como un recuerdo imborrable en nuestra memoria.

Gracias por el articulo y por llevarnos a todos en huequecito de tu mochila.
Larga vida al Ska, al punk y sobre todo al Soul.

Manuel Díaz dijo...

Estupenda crónica de nuestro redactor de largas distancias done nos cuenta sus experiencias.
Tenemos una duda con respecto a esta noticia por si nos podéis ayudar. Queríamos resumir esta entrada poniendo una pequeña introducción y luego añadir LEER MAS... como veo en otros blogs.
No sé poner esta opción en las noticias. ¿alguien me dice como se hace? También quería poner alguna foto pero con el texto tan largo ya nos parecía excesivo. Gracias¡¡¡

Miguel B dijo...

Gracias chicos, Pietro me ha hecho gracia eso del glamour, nunca pense que un tío feo con perilla pudiera ser glamuroso, respecto a la carrera si algún día te decides a probar alguna de estas veras que no es tan fiero el león como lo pintan.
Manuel en la carrera estaba Luís el organizador de las 6 horas de Fresnedillas y me dijo que ya estaban preparando la segunda edición así que ya sabes que hay un sabado del mes de marzo que lo tenemos ocupado.

pez dijo...

Es muy aconsejable una aventura así de un hombre hecho y derecho con mujer y dos hijos, y con hambre de superación. Las personas cambiamos, si te cuentan esto de pequeño...

Amtiguamente las marchas eran del Kwai al Palentino pasando por la Vía, mas cortas pero con mucho mas glamour(*)
Felicidades, la próxima a la calle principal!!!

(*)??

Pietro Menea dijo...

Glamour: que tiene atractivo, encanto. Para un corredor no hay nada mas glamuroso que una proeza de este tipo.

Pez, gracias por visitar nuestro blog, te ha faltado el berberecho y añadir, a lo hecho pecho.
¿De donde somos? ¿de donde venimos?
Por cierto, he flipao con tu blog.

Un saludo a tod@s.

Miguel B dijo...

Sr. Pez que sorpresa verle por estos lares.
Pues si las marchas antes se limitaban a ir de Chueca a Malasaña y vuelta a empezar pero ya ves otros han acabado peor que ahora hasta juegan a padel :-))))) .
Nos vemos en la calle principal, pero sin cruzar.